• Pablo

No hagas esto si quieres emprender



1. No formes un buen equipo. Considérate un genio solitario y guíate exclusivamente por el consejo de tu vanidad. Recuerda que no necesitas de nadie. ¡Sherlock Holmes habría sido mejor sin el parásito de Watson! Si te asocias con otras personas que puedan aportarte y sean mejores que tú en cualquier aspecto (mejor no lo hagas), ignora sus consejos y apreciaciones. Y no solo eso: busca espacios aislados, incómodos y feos para trabajar. Solo así puede florecer tu genio. Recuerda siempre que las guerras nunca se ganan por las buenas alianzas.

2. No le dediques todo tu tiempo a la empresa. Crear empresa es bastante sencillo, sobre todo en países en vía de desarrollo, así que es la mejor opción si quieres relajarte y tener más tiempo libre con tu mascota preferida. Trabaja en pijama desde tu casa, levántate tarde, y ni sueñes con desperdiciar tu dinero en una oficina o en cualquier cosa que aparente profesionalismo. Debes entender que uno crea empresa cuando todo lo demás ha fallado, precisamente porque es lo más simple. Evita el fracaso y ve a la fija: ¡emprende!

3. No desarrolles un modelo de negocios ni tengas en cuenta los aspectos jurídicos. ¡Eres tan creativo que eso te basta! Las ideas no solo son el punto de partida, sino que lo son todo. Si un día estabas en la ducha, te iluminaste y tuviste una ocurrencia brillante, ya está: el triunfo es tuyo. ¡Sos un crack! Dedícate a comprar ropa nueva que muestre lo solvente y casual que eres y pásatela en eventos sociales. Deja la parte aburrida a los aburridos: el modelo de negocios, los aspectos jurídicos, la gestión y, en general, el día a día.

4. No te preocupes por la imagen. Uno de los métodos más efectivos para demostrar que tú mandas es que tu empresa proyecte una imagen mediocre y desagradable. ¿Por qué tienes que dedicarte a complacer a los demás? Sé impuntual con tus clientes y procura cultivar un mal aliento tan característico que sea un factor diferenciador. Los asuntos de diseño son simples dibujitos y, la ortografía, un detalle innecesario.

5. No conozcas a la competencia. Eso puede limitar tu originalidad. Lo más importante para el éxito es que te mantengas espontáneo y conserves tus ideas limpias de cualquier tipo de contaminación externa. Convéncete de que si eres el mejor y el más creativo, no tienes competencia. Punto. Si tu idea es buena, funciona, sea como sea.

6 vistas

© 2018 IMAGINA COWORKING CLUB

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon